Toques

Enclavado cerca del nacimiento del río Ulla, el pequeño ayuntamiento de Toques ofrece a sus visitantes unos paisajes únicos dónde naturaleza y hombre conviven desde tiempos inmemoriales.

Hablar de Toques es hablar de las Fervenzas de Brañas, una caída de agua de 40 metros que ofrece a los visitantes unas vistas idílicas y relajantes al lado de un antiguo molino perfectamente integrado en el paisaje. Integrados en la naturaleza también están los monumentos megalíticos de este ayuntamiento, son de especial interés el conocido como Forno dos Mouros, dolmen del tercer milenio antes de Cristo con decoración pictográfica, y el Castro da Graña, un pequeño asentamiento amurallado correspondiente a la época de romanización.

Entre los monumentos de éste ayuntamiento cabe destacar la Capela de San Antolín, único resto del antiguo monasterio de San Antolín.