Melide

Situado en el mismísimo corazón de Galicia, Melide ha sido siempre una encrucijada de caminos, aquí es dónde se unifican dos de las vías de peregrinación hacia Santiago de Compostela más importantes, el Camino Francés y el Camino de Oviedo o Primitivo.

Melide tiene un amplio y rico patrimonio, haciendo una mención especial a lo que hoy en día se conoce como Plaza del Convento, se trata de un conjunto arquitectónico de distintas épocas compuesto por la iglesia parroquial de Sancti Spiritus, el antiguo Hospital de Peregrinos (hoy Museo), la Obra Pía (hoy ayuntamiento) y la Capilla de San Antonio. En pleno centro urbano de la villa nos encontramos con la Capilla de San Roque, construida con los elementos procedentes de sendas demoliciones de otras dos iglesias ya existentes, la iglesia de San Pedro y la Capilla de San Roque. Al lado de esta pequeña capilla se encuentra el Cruceiro de Melide, considerado el más antiguo de Galicia.

Son también destacables las aldeas de Leboreiro y Furelos, ambas con su iglesia románica, su puente medieval y antiguamente tuvieron sendos hospitales de peregrinos.

La oferta de ocio es tan extensa como la cultural, destacando el área recreativa de Furelos, situada a la salida del núcleo urbano de Melide está habilitada con una amplia zona de merendero, zonas de juego para los más pequeños, piscinas y playa fluvial. Tampoco se pueden perder el mercado de los domingos en Melide, las calles del pueblo se llenen de puestos en los que se pone a la venta todo tipo de productos. Todo esto respaldado por una amplia oferta hostelera.